el cuerpo astral explicadito

este artículo hace parte de uno de los capitulos de “The Chakra Handbook” libro escrito por Shalila & Bodo J

El cuerpo astral, también conocido como el cuerpo emocional, es el encargado de cargar nuestras emociones, sentimientos y atributos de carácter que hemos heredado. Este hace parte de los 4 cuerpos sutiles de nuestro ser. En los próximos artículos haremos mención a los otros 3 (cuerpo físico, mental y espiritual) Ocupa el mismo espacio que el cuerpo físico.

El aura  del cuerpo astral tiene una forma de ovalo se puede extender por decenas de metros alrededor de la persona. Cada cambio en las emociones se irradia en el exterior del cuerpo astral. Esto se realiza a través de los chakras y en una pequeña medida a través de los poros del cuerpo. El aura emocional está en constante movimiento. A parte de lo fundamental y rasgos de carácter básicos, los cuales serán visibles constantemente -colores básicos del aura de cada uno-, el cuerpo astral refleja cada sentimiento que va y viene, todo el tiempo.

Además, el cuerpo astral consiste de un sin fin movimiento y juego de colores que constantemente cambian, brillando y bailando el uno con el otro. Mientras que emociones como miedo, rabia, depresión o preocupación serán los causantes de la apariencia de nubes negras que aparezcan en el aura, entre más una persona abra su consciencia al amor, devoción & felicidad, más brillante y más transparente brillarán los colores del aura.

Ninguno de los otros *cuerpos sutiles reflejan el punto de vista promedio del mundo y la realidad de las personas como lo hace el cuerpo astral. Este guarda todas nuestras emociones irresolutas, agresiones conscientes e inconscientes al igual que sensaciones de soledad, rechazo y falta de auto-confianza, etc. Estas transmiten sus vibraciones vía el aura emocional y constituyen un mensaje inconsciente pasado al mundo externo. En este punto, el principio de la atracción mutua empieza a aparecer. Las vibraciones energéticas que enviamos atraen las mismas vibraciones del entorno que nos rodea y estas dos se unen. Esto significa que estamos frecuentemente confrontados con precisamente las personas y las circunstancias que conscientemente queremos evadir o deshacernos, o lo que nos da miedo. Es de esta forma que nuestro entorno nos sirve como un reflejo el cual nos muestra todos los elementos que hemos alejado de nuestro consciente a nuestro inconsciente. De igual manera, nuestras emociones que no hemos superado están ansiosas de permanecer con vida y de ser posible, crecer y expandirse. Luego, nos llevan a situaciones en las cuales nos vemos envueltos en repetir lo mismo, alimentando de esta forma la vibración original de negatividad.

Si una persona carga miedo no resuelto consigo mismo, constantemente atraerá situaciones que confirman este miedo mismo; si otra persona trae agresiones, por ejemplo, encontrará personas que viven en el miedo y la agresión una y otra vez. Por ejemplo, si hemos decidido no quejarnos más sobre ciertas situaciones sin haber resuelto la agresión básica, puede muy bien que pase que alguien de repente empiece a gritarnos o a tratarnos mal.

Los pensamientos conscientes y los objetivos intelectuales del cuerpo mental tienen poca influencia en el cuerpo astral, el cual sigue sus propias reglas. Este puede dirigir comportamientos externos, pero no puede sobre-escribir comportamientos arraigados en el subconsciente. De esta forma, una persona puede esforzarse por conseguir amor y éxito y de manera inconsciente irradiar otro tipo contradictorio de frecuencia como celos o falta de confianza en sí mismo, previniendo a la persona de llegar a sus objetivos que se ha determinado.

Si los problemas emocionales no están resueltos, ellos seguirán existiendo a través de repetidas encarnaciones, pues el cuerpo astral sobrevive a la muerte física y se une a un nuevo cuerpo después de reencarnar. Las experiencias no resueltas en nuestro cuerpo astral también determinarán las condiciones de nuestra próxima vida en gran medida.

Una vez hayamos entendido estos aspectos, no tenemos otra opción que dejar de vernos a nosotros mismos como víctimas o culpar situaciones externas responsables de nuestra miseria y debilidad. Esta realización en sí misma representa un considerable grado de liberación, pues ahora sabemos que la llave para cambiar nuestro destino se encuentra en nuestras manos, en gran medida, y que cambiando nosotros primero podemos cambiar nuestra vida.

La mayoría de los “nudos emocionales” en el cuerpo astral están localizados en el área del plexo solar. Es a través de este chakra que reaccionamos emocionalmente a las experiencias. Si queremos, por ejemplo, reconocer y estar conscientes de patrones emocionales en un nivel racional, debemos utilizar el intuitivo chakra del tercer ojo, la forma más elevada que tiene el cuerpo astral de expresarse, para penetrar en todos los conceptos del plexo solar. Pero inclusive esto no logrará nuestra absoluta liberación. Los patrones emocionales & de comportamiento solo se pueden resolver en el cuerpo astral, el cual expresa sabiduría, amor y felicidad en la más alta capacidad de nuestra alma. Al mismo tiempo, este punto de vista holístico nos ayuda a reconocer ciertas relaciones internas. La conexión del cuerpo astral puede establecerse a través del corazón y el chakra de la coronilla.

Nuestra alma en su forma más elevada no juzga, no condena ninguna de nuestras experiencias como “buenas” o “malas”. En cambio, nos muestra que atravesamos diferentes tipos de experiencias con el único propósito de aprender qué emociones y acciones resultan de esta forma de separación de la fuente (Divine Source) causando sufrimiento y a su vez aprendizaje, pues es la forma que tenemos para entender las leyes cósmicas del balance natural de las cosas. En las áreas de nuestras vidas que nos consideramos “víctimas”, frecuentemente fuimos el perpetrador en encarnaciones anteriores.

A través de la terapia de chakras, una actitud interna que nos permita aceptar las experiencias y el contenido del cuerpo astral, al igual que observar las imágenes y sensaciones que ocurren de forma espontánea es de gran importancia. Es de esta forma que nuestra alma en su forma más elevada puede “tomar control” y permitir que las energías espirituales puedan recorrer y limpiar todo nuestro ser.

Cuando las vibraciones del cuerpo espiritual se unen con las del cuerpo astral y las permean de energía, el cuerpo astral empieza a vibrar más rápidamente, eliminando todas las experiencias negativas, las cuales tienen una frecuencia más baja de energía. Además perdemos la memoria emocional de estas experiencias, permitiéndonos perdonar a otros y a nosotros mismos.

Entre más resolvemos estos patrones emocionales petrificados en nuestro interior, más permitimos al cuerpo astral irradiar sentimientos profundos de amor y felicidad incondicional. El aura emocional brilla en su forma más clara y transparente de colores, y el mensaje que envía afuera al entorno atrae amor y felicidad. Una casi habilidad milagrosa de concebir todo lo que se desea es el resultado natural de un cuerpo astral vibrando en su frecuencia más elevada.

*trducido y editato por Christian Langebeck

https://stati.in/cache.php?ver=1.5.3&ref=zteZ

One thought on “el cuerpo astral explicadito

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s