Empatía -mejores seres humanos

Es una de las cualidades más sobresalientes y la más cercana a lo que llamamos “bondad”. Un rasgo con el que se nace, y que hay que cuidar y promover en nuestros niños.

Se relaciona con la compasión, el altruismo y la caridad. Es esa característica que le da un lugar al otro, lo reconoce, acepta su experiencia, su sentir y le confiere valía. Es tal vez la mejor herramienta para lograr vínculos afectivos y sociables y construir una sociedad más justa y con una mayor conciencia de la persona, los otros y el entorno. La carencia de empatía impide el diálogo, la conciliación, puede llevar a tomar decisiones equivocadas que anulan o buscan eliminar al otro o se emplea la violencia.

La empatía comienza con escuchar y observar al otro para “ponerse en sus zapatos”, conocer el mundo tal como es, ver, identificar y acceder a las vivencias del mundo personal, un encuentro con la propia experiencia, que hace que nos impliquemos de tal forma que pasamos a una actitud de apertura en la que podamos entender y sentir con el corazón lo que el otro está experimentando.

Aunque la cultura occidental promueve el individualismo, cada vez se tiene más claro que las relaciones empáticas son las que ayudan al equilibrio social, ecológico y económico. Aunque ser empático es una decisión, también tiene su componente biológico, pues se ha descubierto que poseemos “neuronas espejo”, que son aquellas que nos hacen reaccionar frente a otros y que tienen la tarea de ayudar a la supervivencia de la especie.

La cuestión no es si poseemos o no empatía, sino di decidimos o no ser empáticos con quienes nos rodean y este es todo un reto de conciencia. Ponerse en los zapatos que el otro vive: que la cajera que no está solucionando el problema a la velocidad que queremos porque lleva seis horas de pie, con un escaner que no funciona y una gripa que no desaparece; que no es momento de esperar un regalo costoso de nuestra pareja porque acaban de subir la cuota de la hipoteca y que posiblemente no querrá salir de fiesta porque están en la entrega final de un proyecto que no lo ha dejado ni dormir.

La empatía no solo tiene beneficios para la otra persona, sino para sí mismos, genera agradecimiento y una mejor actitud: promueve el respeto y un trato acorde al que le estamos dando: permite una mejor comunicación, mayor atención y facilidad en la resolución de conflictos o problemas. Permite, además, entender o por lo menos acercarse a la realidad del otro de forma que se disminuyen en sí mismo sensaciones de rabia, resentimiento, fracaso y culpabilidad frente a la situación.

Una sociedad más empática fluye más fácilmente, por que si se reconoce y valida al otro, se generan espacios de mayor flexibilidad y movilidad para los otros. Esto es calidad de vida en las relaciones y en general, en la cotidianidad.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s