Chakras

chakras

En el cuerpo humano podemos encontrar alrededor de 100 plexos. En anatomía, un plexo es la red formada por varios ramos nerviosos o vasculares entrelazados, los cuales juntos forman una red. El más conocido es el plexo solar, el cual es un cluster autónomo de células nerviosas detrás del estómago y debajo del diafragma. Algunos científicos llaman al plexo solar nuestro segundo cerebro. Al igual que hoy día, en la antigüedad los antiguos Yogis llamaron a estas redes “Chakras”. Los Chakras hacen parte de la anatomía de lo que se conoce como sistema energético del cuerpo humano.

Los Yogis Buddhistas desarrollaron uno de los modelos más completos de los chakras hace más de 1500 años. Su mapa mostraba 5 chakras, uno por cada Budha de meditación. Por otro lado, la escuela de Tantra de Yoga en la India estimaba alrededor de 7 chakras principales, uno por cada plano de existencia (lokahs) empezando de la tierra hasta el cielo más alto.

Las teorías de los chakras son varias y diversas. No existe consenso en la cantidad de chakras que tenemos (algunos textos varían de 12 o más), su ubicación, descripciones o propósito y funciones. A menudo los chakras son representados con cantidades diferentes de pétalos de la flor de loto, un color en particular, sonido y símbolo. Pero, acá también encontramos gran diversidad de descripciones. Lo que sí se tiene un consenso general es que los chakras son centros energéticos del cuerpo sutil (o sistema energético del ser humano).

Los chakras no son otro término que se usa para la unión de los plexos o glándulas endocrinas del cuerpo físico, aunque residan en la misma exacta ubicación que los chakras. Similar, los chakras no son órganos físicos del cuerpo.

Hay muchos libros que se consigue hoy día sobre los chakras y sus funciones. Es difícil encontrar una definición, pero es seguro decir que los chakras son centros donde la energía sutil (prana o kundalini) debe ser manipulada para que se pueda llegar a una completa salud óptima a nivel físico y espiritual en camino hacia un eventual estado de iluminación o “enlightenment”.

En individuos ordinarios, los chakras se encuentran dormidos o inmaduros (en cuanto a desarrollo). La práctica de Yoga ayuda a despertar los chakras, permitiendo que prana fluya a través de ellos. Eventualmente, cuando los seis primeros chakras han sido activados, la energía (prana) se libera para llegar al chakra más elevado, donde la liberación total se alcanza.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s