Mindfulness o estar en el presente

tumblr_nvx6neJN4f1s2qfr9o1_1280

Si se quiere vivir una vida más consciente, alejarse un poco de las preocupaciones externas y el día a día y entender mejor las emociones y sentimientos, se puede optar por utilizar la técnica de “Mindfulness”, que, más allá de ser un tratamiento, puede llegar a ser un estilo de vida.

Si cuesta trabajo encontrar un espacio en la agenda para verse con los amigos, no alcanza el tiempo para responder a las obligaciones laborales; siempre hay algo que hacer, y dificilmente se suelta el celular, puede que la vida gire entorno hacia el “Bussy Life Style”.

El problema en estos estilos de vida en los que las personas se encuentran cada vez más ocupadas, con gran número de actividades planeadas en la semana que no dejan espacio para el descanso y el ocio, están desencadenando con mayor frecuencia cuadros de estrés que, aunque en principio pueden pasar desapercibidos o incluso llegar a ser positivos, cuando se sostienen de manera prolongada pueden terminar afectando la salud física y mental de las personas.

En el momento en que ese estrés empieza a traer consigo sentimientos negativos, se puede transformar o llevar a la ansiedad y depresión.

Por eso, saber manejar los niveles de estrés, logrando una mejor aceptación de las emociones y sensaciones y un mayor entendimiento del tiempo presente es clave para prevenir esos estados extremos desencadenados por el estrés. Y en esto, precisamente, se centra Mindfulness, una de las técnicas más recomendadas para contrarrestar esos síntomas.

Lo que hay que saber del mindfulness

Es una técnica contemporánea, aprobada por las asociaciones americana e inglesa de terapia del comportamiento para el manejo del estrés.

Revisiones empíricas recientes apoyan la eficacia del entrenamiento en esta técnica para reducir síntomas depresivos y ansiosos que responden principalmente a comportamientos de preocupación anticipada o a pensamientos angustiosos por hechos que ya acontecieron y que nos siguen dando vueltas y vueltas y que no se pueden parar.

Hablamos de una estrategia por la cual la conciencia emerge y la persona aprende a estar en el presente a través de un entrenamiento en el que se enseña a poner atención en el aquí y el ahora, dejando fluir los sentimientos y las emociones, sin juzgarlos, para así poder ver claramente lo que pasa en nuestras vidas.

Como explica la psicóloga clínica Silvia Restrepo, “el corazón de este trabajo subyace en familiarizar a las personas con los modos de la mente que a menudo caracterizan los desórdenes emocionales al mismo tiempo que se invita a desarrollar una nueva relación con estos modos.”

Esta práctica se centra en cultivar el “modo de estar” de la mente, por encima del “modo de hacer”, siendo este último un tipo de respuesta más automático en el que muchas veces resultamos pasando de una actividad a otra sin darnos cuenta de qué estamos haciendo. A veces hehcos cotidianos como bañarnos, desayunar, lavarnos los dientes o conducir hasta el trabajo los hacemos sin conciencia clara de ellos y es precisamente en el entendimiento y vivencia real de este tipo de actividades en lo que se centra el entramiento en Mindfulness.

Así como hacemos las cosas de manera automatizada, cuando se nos presentan sentimientos como el estrés, la rabia o la tristeza tendemos a tratar de eliminarlos, juzgándolos como negativos, sin querer enfrentarlos en su magnitud. La clave está en entender que las emociones en sí mismas no son el problema, sino la forma como reaccionamos frente a dichos sentimientos. Frenar estas emociones termina desencadenando la llamada preocupación rumiativa por la cual al final de cuentas una tristeza pasajera puede terminar en una depresión duradera, así como los miedos en ansiedad persistente.

Al hacer las cosas de una manera más intencional, más que automática, logramos ser conscientes de nosotros mismos y de nuestras vidas, llegando incluso a ver las cosas como si ocurrieran por primera vez.

tumblr_mgtmhuYw761rhrlyvo1_1280

Beneficios del mindfulness

La práctica diaria del Mindfulness aumenta la calidad de vida y promueve las relaciones interpersonales, permitiendo estar completamente presentes.

Esta técnica, como afirma la psicóloga Restrepo, “no eliminará el dolor ni el estrés, pero puede ayudar a responder a ellos en una forma más amable y más compasiva hacia nosotros mismos y hacia los que están en nuestro alrededor”.

Al hacerse énfasis en ese “estar presente” mejora nuestra aceptación y autocuidado con una práctica de la cual todas las personas podrían beneficiarse al aprender a vivir la vida de una manera no automatizada, sino realmente vivencial.

Fuente: Silvia Restrepo Garcés, M.D Psicología clínica. -5 sentidos-

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s